Pensamiento narrativo:

Un tipo de pensamiento que encontramos frecuentemente se conoce como “pensamiento narrativo”. Consiste, básicamente, en contarse historias propias a uno mismo y a los otros, dando significado a nuestras experiencias. Se buscan constantemente aliados en nuestras narrativas que nos apoyen, y los llamamos amigos.

Cada uno en su narrativa se puede ver a si mismo como una víctima, como un acusador o como un salvador-juez. Generalmente, la visión que tenemos de nosotros mismos es la de víctima, y la de aquellos que nos generan malestar es de acusador; cuando se lo contamos a alguien, le pedimos que sea un salvador-juez.

 

El triángulo dramático:

Sintetizando la idea de Stephen Karpman,  en el triángulo dramático se da un juego en el que las personas implicadas van cambiando de rol, moviéndose entre víctima, acusador y salvador. Un ejemplo claro son las típicas discusiones de pareja:

 

– ¡Has vuelto a dejar el baño hecho unos zorros! (acusador)

– No he tenido tiempo de limpiarlo porque tenía que hacer la cena (víctima)… encima que cocino para los dos, no me digas que eres incapaz de quitar un par de pelos en lugar de estar en el sofá. (acusador)

– ¿Perdona? Pero si he bajado a hacer la compra (víctima) mientras tú estabas de cañas (acusador). De no ser por mí no habría nada en la nevera ahora .(salvador)

 

Durante este bucle nos enganchamos de manera inconsciente y continuar solo empeora la situación. Pero lo más importante es que oculta los verdaderos motivos del malestar. La sensación de falta de implicación, fatiga, demanda de atención, etc. no se expresa abiertamente porque puede resultar doloroso. Es más fácil pensar en el otro como un acusador y en nosotros como una víctima que comenzar a ser salvardores.

Cuando estos casos se dan con demasiada frecuencia, es recomendable buscar ayuda para cambiar esta forma de relacionarnos. Conseguir integrar ambas visiones es mostrar que los dos son victimas que acusan y pueden salvarse a uno y al otro. Es el primer paso para poder hablar de esos sentimientos más profundos que sustentan estas discusiones habituales.

 

¿Qué es el apego? Es el primer lazo emocional desarrollado en la primera infancia, con componentes sociales, emocionales, cognitivos y conductuales. Brinda a los bebés la oportunidad de aprender cosas importantes sobre sí mismo y los demás. Una manifestación clara de ello la tenemos cuando protestan al alejarse la figura de apego, y muestran alegría y […]